Inicio Cultura Aprender a aprender

Aprender a aprender

Cuando la habilidad del aprendizaje surge por iniciativa propia

Aprender a aprender

El ser humano tiene la capacidad de evaluar sus vivencias, observar su alrededor, reflexionar y hacerse preguntas. Es decir, tiene la habilidad innata del aprendizaje. No obstante, este acto tan natural, a menudo es reprimido por el sistema educativo actual.

Cuando la habilidad del aprendizaje surge por iniciativa propia, se denomina autoaprendizaje, que se define como el acto de emprender y completar la tarea de aprendizaje sin tutela, como un acto propio de autorreflexión. Básicamente, consiste en investigar por cuenta propia aquellas cosas que una persona considera importantes para su desarrollo intelectual.

Éxito y autoaprendizaje

Leonardo DaVinci, José Saramago, Jorge Luis Borges, Woody Allen, Charles Chaplin,  Paul McCartney, Gabriel García Márquez y Estanislao Zuleta, son algunos ejemplos de personas exitosas que optaron por aprender fuera de las aulas y de los programas formales.

"El autoaprendizaje requiere responsabilidad, esfuerzo permanente y estudio independiente"

Aun cuando el autoaprendizaje parezca darse de manera natural, para que los estudiantes logren desarrollar las habilidades necesarias para conseguir el éxito en esta forma de aprender, necesitan consolidar tres elementos básicos: La responsabilidad, el aprendizaje permanente y el estudio independiente.

El hábito de trabajo, la disciplina y la organización son también rasgos que se deben tener en cuenta para lograr que su forma de aprender sea consciente e intencionada, de tal forma que se alcanza la autonomía, que es el fin último de la educación.

Hace algunas décadas este tipo de formación se basaba en los libros y la experimentación. Hoy en día, con la presencia de Internet, los estudios en cualquier área del conocimiento pueden realizarse vía web, e incluyen documentos, videos, animaciones y todo tipo de recursos.

Tipos de autoaprendizaje

Existen diferentes modalidades para llevar a cabo el autoaprendizaje. Las principales son las siguientes:

  • Investigación propia. Cuando por cuenta personal se hace una búsqueda de los documentos y archivos multimedia de la red, muchas veces combinados con documentos físicos, sobre un determinado tema y con diferentes propósitos.
  • Tutoriales. Actualmente hay un sinfín de tutoriales en la red, en diferentes formatos. Desde las clásicas instrucciones “paso a paso”, hasta guías completas en video, audio y texto.
  • Cursos libres. Existen muchas plataformas dedicadas a impartir cursos gratuitos, sobre casi cualquier área del conocimiento. También las universidades se han sumado a la tendencia de ofrecer cursos abiertos a todo tipo de público, como los cursos Online que se imparten en la universidad de Harvard. Actualmente es posible, por ejemplo, aprender un idioma completamente en línea y por cuenta propia.
Ventajas y desventajas

El ahorro de dinero es una de las ventajas que tiene el aprendizaje autodidacta, ya que no tiene  coste, o si tiene, suele ser mínimo.

Las personas autodidactas generan una capacidad para cuestionarse, criticar y reflexionar a profundidad; debido a que deben entrar constantemente en un estado de análisis, y constantemente se ven obligadas a seleccionar con criterio la información que sea útil para su formación.

Otro de los beneficios del autoaprendizaje es que el estudiante puede consultar repetidamente la información, cuando y donde quiera, porque cuenta con plataformas en la web donde permanece almacenada esa información.

Entre las desventajas cabe mencionar que la  ausencia del docente en ocasiones  genera desconfianza e inseguridad acerca de aquello que se está aprendiendo o consultando. Además, cuando el estudiante tiene alguna duda no obtendrá una respuesta inmediata ni específica, puesto que antes debe pasar por el proceso de indagación.

Por otra parte, las personas que aprenden por sí mismas están más sujetas a enfrentarse a más errores, precisamente por ciertos vacíos o dudas que se generan por algo que no les queda claro o porque no tienen la certeza de si aquello que conocen es acertado.

Asimismo, es más el tiempo que debe invertir la persona autodidacta en su educación, porque puede tomarle meses e incluso años adquirir un saber determinado, ya que el proceso de investigación es lento.

Por último, cabe remarcar que la imposibilidad de certificar lo aprendido mediante un diploma formal puede ser un gran obstáculo a la hora de probar la idoneidad para un determinado cargo. Por eso lo ideal es que los estudiantes de hoy combinen la educación formal con el autoaprendizaje.

Para más información visite: http://llengua.gencat.cat/web/.content/documents/publicacions/publicacions_en_linia/arxius/xi_com2_promover.pdf

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará