Inicio Actualidad Halloween, reto para padres

Halloween, reto para padres

Primera fiesta del calendario escolar

Hace pocas horas la gente iba en bañador y los días eran largos, sin saber cómo ya está todo listo para Halloween: escaparates, películas de terror en el cine, disfraces…Las escuelas también se preparan para esta celebración antigua y entrañable que cada año es más popular.

"A los niños les fascinan las historias de terror..."

Su origen es celta y se ha globalizado, inicialmente era una celebración vinculada al final de la cosecha y al principio de la etapa de previsión antes del invierno. Su antigüedad así como sus múltiples versiones facilitan que sea uno de los momentos más esperados por los más pequeños.

Halloween es la primera celebración dentro del calendario escolar, hay muchas opiniones sobre esta festividad.  Algunas familias no están a favor de que se haya extendido la celebración más anglosajona en detrimento de las tradiciones locales donde regía el respeto a los muertos. Las personas acudían a los cementerios a limpiar las tumbas de sus antepasados y eso hacía de la noche de todos los santos una celebración triste y de recogimiento. En contraste con la celebración anglosajona, que es como una variación de nuestro carnaval, pero focalizado en los disfraces de personajes de terror, una gran fiesta del miedo y la ficción terrorífica.

"Algunas familias no están a favor de que se haya extendido la celebración más anglosajona en detrimento de las tradiciones locales"

Para las familias puede ser un estrés pensar en qué disfraz tendrán que comprar cuando hace apenas unas semanas soportaron la vuelta al colegio y la compra de libros y material   escolar.

Por ello, vamos a dar varias pautas para disfrutar de un Halloween divertido y eficaz para todos los miembros de la familia.

1-Planifica bien la temática de este año: brujas, vampiros, diablos…Así podrás buscar un disfraz con tiempo o bien intentar hacerlo vosotros mismos. Pensar en ropa negra, maquillaje blanco, algo de sangre de mentira encima de ropa usada y algún complemento como un palo con calavera o una peluca divertida pueden resultar ideas  fáciles de comprar y muy eficaces en el resultado final.

2-Practicar el “Truco o Trato”, invitar a los niños a implicarse si quieren comprar un disfraz pues deberán ofrecer algo a cambio: colaborar en la decoración de la casa esos días, por ejemplo dibujando calabazas y poniéndolas en los cristales de las ventanas, ayudar a que la casa se vista también para la fiesta.

3-Recordar la fiesta tradicional local, comprar castañas, hacer meriendas con bebidas calientes. Antes el clima era más frío y esta celebración fomentaba la comida rica en calorías y servida bien caliente para quitar el frío. Por ejemplo: castañas al horno, los panellets, dulces típicos de Catalunya preparados a base de almendras y piñones. Son platos que se pueden hacer en casa. Las castañas se envolvían en papel de periódico para que calentaran las manos mientras se comían por las calles.

4-Preparar conjuros y hechizos con los más pequeños. No hay nada mejor para conseguir un ambiente de terror y ultratumba que contar historias de miedo. Indistintamente del disfraz elegido, a los niños les encantan las historias de terror, de espíritus…Es una buena oportunidad para que escriban su propia historia, o hacer ejercicios de escritura compartida y que cada miembro de la familia participe escribiendo una línea del conjuro mágico.

Después de todo, puede ser un buen ejercicio de reflexión para los exámenes que llegarán después de esta festividad, también los primeros del calendario.

 

Más información: 

Disfraces online

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará