Inicio Protagonistas El creador de Wonder Woman

El creador de Wonder Woman

William Moulton Marston, un profesor inusual

En 1941 hacía aparición en Estados Unidos la primera superheroína de la historia del cómic, Wonder Woman. Por vez primera una mujer era la protagonista principal de su propio cómic, lo que supuso todo un desafío al status quo de una sociedad extremadamente conservadora, donde el papel de la mujer quedaba arrinconado y  reducido a las funciones del hogar.

Todos conocemos en alguna medida a Wonder Woman, La Mujer Maravilla. Bien la llevamos en nuestra libreta o bien hemos jugado con alguno de sus muñecos cuando no leído todas sus aventuras a través del cómic. Pero quizá hay algo que no sepamos de ella, algo en lo que nunca nos hemos parado a pensar: ¿Quién hay detrás de este personaje? ¿Qué mente pudo crear un personaje tan avanzado que todavía hoy, casi ochenta años más tarde, continúa siendo moderno?

William Marston, el creador de Wonder Woman

William Marston estudió en Harvard y completó sus estudios de doctorado en el campo de la psicología durante los años veinte, un campo novedoso que por entonces daba sus primeros pasos. Después de enseñar en Washington D.C y Massachusett se especializó en el estudio de los conceptos de voluntad y poder, y los efectos que estos pueden tener en la conducta y personalidad humana.

De entre sus diferentes logros destaca por ser conocido como el inventor de la primera máquina de la verdad, un artefacto innovador que revolucionó el campo de la psicología en la década de los treinta. Aunque sin duda fue la creación del personaje de La Mujer Maravilla lo que hizo de él un personaje de historia.

Pero no todo fueron alegrías en la vida de Marston, también hubieron muchas dificultades, todas consecuencia de su relación poliamorosa entré él, su cónyugue Elizabeth Holloway y Olive Byrney, una estudiante de psicología que se unió a la pareja. Esta relación provocó la pérdida de su plaza como profesor, a lo que se sumó la frustración de su esposa, también brillante psicóloga, a quien por el hecho de ser mujer no concedían la plaza de docente.

Fue la necesidad lo que llevó a William a buscar fuentes alternativas de ingresos, y a partir de 1941 se convirtió en el creador de las aventuras de Wonder Woman, un personaje que sirvió al autor para proyectar su crítica al modelo de mujer establecido. En 1944 declaraba al respecto para el American Scholar lo siguiente: "Ni siquiera las mujeres quieren ser mujeres mientras nuestro arquetipo de feminidad carezca de fuerza, fortaleza y poder."

Wonder Woman nació de la necesidad de crear un arquetipo de mujer no sumisa, rebosante de fuerza, poder y bondad, con una serie de atributos como el coraje, seguridad, sensibilidad, inteligencia o belleza.

Por un tiempo la vida de William y la de La Mujer Maravilla transcurrieron en paralelo. No hay que olvidar que el arma más poderosa de Wonder Woman es el látigo de la verdad, una traducción de la máquina de la verdad llevada al cómic, que otorgaba a la superheroína la capacidad de anular la voluntad de sus enemigos y hacerles decir la verdad.

Wonder Woman también tuvo que enfrentarse a la censura, quien la consideró un personaje extremadamente provocador y femenino, en ocasiones inmoral. Pero pese a todo, el tiempo le ha otorgado la oportunidad de demostrar su capacidad de enfrentarse a las barreras y obstáculos sociales, una aventura que continúa todavía y a la que se han unido todas las Wonder Woman del mundo.

 

Más información:

Película: Wonder Woman (Mujer Maravilla), 2017.

Artículo académico sobre William Moulton : Artículo dialnet pdf.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará